sábado, 28 de abril de 2012

Muerto el perro, ¿se acabo la rabia?


Llevaba tiempo queriendo escribir y explicaros un poco la situación política que vive Malawi en la actualidad, y cuando mejor hacerlo que ahora. La razón es bien sencilla Mr. Bingu wa Mutharika (presidente de Malawi desde el año 2004) murió el pasado 5 de abril de un infarto. 

Os adjunto un enlace de la noticia que se publicó en la web de RTVE en España:

Bingu wa Mutharika, presidente de Malawi desde 2004 hasta 2012
  
Bingu wa Mutharika nació en Thyolo, a unos 30 km de Blantyre en 1934, en el seno de una devota familia cristiana. Sus padres eran firmes creyentes en la educación como la clave del éxito. Licenciado gracias a un programa de becas del gobierno de Malawi en Economía del Desarrollo por la Pacific Western University de Los Ángeles (California - EE.UU.) y en el Grado de Comercio de la Universidad de Delhi (India); trabajó como economista y diplomático internacional, e hizo contribuciones notables al desarrollo económico mundial. Inició su carrera política como oficial administrativo en el Gobierno de Malawi y Zambia, para luego ser nombrado Ministro de Planificación y Desarrollo Económico en el año 2002. También trabajó en el Banco Mundial, en las Naciones Unidas, y en la Comisión Económica de África. Como presidente de Malawi, consiguió transformar Malawi de un país plagado por el hambre en un granero regional nacional, gracias al programa de subsidios agrícolas para agricultures pobres asi como luchando con determinación por inculcar la opinión de la "cosecha propia" en la lucha contra el hambre.

Foto Oficial del Presidente  
(La que te encuentras en todas las dependencias públicas)

Es algo complicado para un Mzungu como yo, que tan solo lleva tres meses por Malawi, explicaros y poneros en antecedentes de la situación política que tenemos aquí, pero aun así voy a intentar haceros un pequeño resumen

Cuando yo llegué, el país llevaba cerca de un año y medio con una inestabilidad política bastante acusada. Todo ello debido al giro en el comportamiento de Mr. Bingu, que tras una primera legislatura considerada por el pueblo como muy efectiva y buena, en su segundo mandato las “tendencias dictatoriales y la arrogancia ejecutiva” del presidente pusieron a Malawi en graves problemas económicos y sociales.

La duración de las legislaturas, acorde a la constitución de Malawi, es de 5 años, y Mr. Bingu fue elegido democráticamente por primera vez en el año 2004. Por las conversaciones que yo he mantenido con algunos “Malawitanos” la gente estaba muy contenta con estos primeros 5 años de mandato del Presidente Mutharika, pues supo llevar una buena gestión económica del país y consiguió que las donaciones al presupuesto de Malawi aumentaran tanto en las cantidades como en el número de países que contribuían al mismo. Un amigo que trabaja en la F.A.O. (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) y que por su trabajo está mucho más enterado de todos estos temas, me explicó que con Mr. Bingu se consiguió que el 40% del Presupuesto Nacional de Malawi viniera de los países donantes. ¿Os preguntaréis que ésto que significa? Al contrario que pasa en otros países africanos en los que las donaciones se realizan a proyectos específicos (agricultura, educación, sanidad,…) y después el país que acepta la donación tiene que justificar y demostrar que el dinero que ha recibido se ha invertido en el ámbito al que iba destinado; en el caso de Malawi, estas donaciones iban directa e íntegramente al Presupuesto Nacional por lo que el dinero se podía gastar e invertir donde el gobierno considerara oportuno sin tener que realizar ningún tipo de justificación.

Como decía antes, la gente estaba muy contenta con la gestión del gobierno por lo que en las elecciones de 2009, el partido de Mr. Bingu (el Partido Demócrata Progresista) obtuvo una mayoría absoluta aplastante (66% de los votos). Es en este momento cuando el ego de "nuestro presidente" comienza a crecer exponencialmente y empiezan a llegar las malas decisiones y por tanto los problemas para el pueblo. Para que os hagáis una idea, una de las primeras decisiones que adoptó Mr. Bingu al comienzo de su segunda legislatura, fue la compra de un lujoso avión a reacción (Dassault Falcon 900EX) para su uso exclusivo por 22 Millones de Dolare$, lo que supuso que los países donantes (como es obvio) no vieran oportuno este gran desembolso en un país donde el 70% de la población vive con menos de un dólar al día, y por tanto redujeran sus aportaciones.

7Q-ONE  El Avión Presidencial.
(Como está prohibido fotografiarlo, he cogido la 
imagen de la página web de spotters airliners.net).

Poco a poco, muchos de los países donantes fueron disminuyendo su ayuda a causa de las crecientes preocupaciones por las nuevas leyes promulgadas para limitar la libertad de prensa, restringir las demandas contra el Gobierno y limitar las libertades civiles (aquí por ejemplo la homosexualidad es considerada delito), así como por la mala gestión que se estaba haciendo de los fondos. La situación continúo agravándose hasta que en abril de 2011 se expulsó de Malawi al alto comisario británico al filtrarse un cable diplomático británico en el que se decía que el presidente Mutharika era "cada vez más autócrata e intolerante a la crítica". Como represalia, el Gobierno Británico expulsó al de Malawi y suspendió una ayuda de 550 Millones de Dolare$ para los siguientes cuatro años. A parte, otros muchos países donantes en solidaridad con Gran Bretaña tomaron medidas similares.

Esta congelación de fondos y huida de donantes de Malawi, agravó aún más la ya de por si maltrecha economía malawitana. Las empresas y familias fueron las más afectadas por la crisis económica. La moneda de Malawi, el Kwacha es una moneda muy débil por lo que únicamente tiene valor aquí, el resto de países como es normal, no quieren hacer transacciones en esta moneda, por lo que para las importaciones y exportaciones siempre se utiliza FOREX (Foreign Exchange o Mercado de divisas, se refiere a moneda extranjera principalmente el Dólar). Pero debido a que poco a poco los donantes se habían ido, empezó a haber escasez de FOREX, lo que provocaba que las empresas no pudieran obtener materias primas ni piezas de repuesto, acarreando perdidas de empleos. Además tampoco se podía obtener combustible para abastecer al país; debido a esta escasez de combustible y los elevados precios de éste, el coste del transporte se volvió prohibitivo y los productos básicos inaccesibles. Vamos que Malawi estaba muy, pero que muy jodido. 

Quitándole un poco de hierro al asunto, hace poco vi a un Malawitano que llevaba una camiseta que decía: “A fuel tank full, it´s better tan sex” cuya traducción sería “Un deposito de combustible lleno, es mejor que el sexo”. Parece broma pero hasta casi tiene razón, yo he llegado a medir una fila para repostar en una gasolinera de 1300 metros de largo, y la gente muchas veces lo que hace es dejar el coche aparcado en la gasolinera o en la fila de la gasolinera y en el momento en el que hay combustible ir y esperar el turno correspondiente para repostar. Total sino tienes combustible igual te da tener el coche aparcado en casa que en la gasolinera...

Una imagen muy habitual, una gasolinera completamente cerrada por falta de combustible.

 Cola para conseguir repostar. (Que conste que esta es pequeña...).

Gasolinera abarrotada.

Es habitual que haya policias en las gasolineras para evitar los altercados.

En un viaje de Lilongüe a Blantyre en coche, nos toco "repostar" en el Mercado Negro.

Todas estas pequeñas “gotitas” de problemas, terminaron por colmar el vaso el 20 de julio del pasado año, cuando fueron convocadas manifestaciones pacíficas por todo el país (siguiendo las prescripciones constitucionales de Malawi) para protestar por la situación económica, pero estas manifestaciones fueron desconvocadas de manera ilegal por el gobierno, lo que provocó que la sociedad civil saliera a las calles y hubiera dos días de revueltas y disturbios en las ciudades más importantes de Malawi: Lilongüe, Blantyre y Mzuzu. Las protestas, cuya finalidad era recordar al presidente que había sido elegido por el pueblo y era responsable ante él, mostraron que Mutharika no estaba dispuesto a escuchar sus peticiones, pues ordenó a la policía que sofocara y reprimiera las manifestaciones provocando 19 muertos entre la población civil  :-(

Llegados a este punto creo que ya podéis entender el momento de inestabilidad política que vive Malawi. Tras un tiempo en el que el pueblo estaba reprimido, los últimos dos meses volvieron a comenzar las revueltas y las protestas, y justo cuando éstas estaban aumentando, Mr. Bingu va y muere (últimamente había rumores de que su salud estaba muy desmejorada, pues tenía graves problemas con el alcohol y se le había diagnosticado un cáncer).

Banderas a media hasta en el Aeropuerto Internacional de Lilongüe.

Tras la muerte hubo unos días de calma tensa pues no se sabía que era lo que iba a pasar. Según la constitución con la muerte del presidente el poder iba directamente a manos del Vicepresidente (en el caso actual la Vicepresidenta Joyce Banda) que asumiría el cargo vacante hasta las próximas elecciones. La situación es que a principios de 2010 la Vicepresidenta tuvo un enfrentamiento con Mutharika y fue expulsada del partido. En el caso de Malawi, aquí se vota a la persona y no al partido, por lo que aunque la Vicepresidenta ya no pertenecía al partido político gobernante, era a ella a la que siguiendo los principios constitucionales le tocaba gobernar. El gobierno tardó cerca de dos días en dar la noticia oficial de la muerte de Mr. Bingu, por lo que el pueblo estaba impaciente por ver que es lo que iba a pasar ya que temían que el gobierno intentará mantener el poder a toda costa saltándose la constitución y evitando entregarle la presidencia a quien legítimamente le correspondía, Mrs. Banda.


La nueva presidenta de Malawi con el bastón de mando.

Al igual que con la noticia de la muerte de Mr. Bingu, os adjunto un enlace de la noticia que se publicó en la web de RTVE en España sobre el cambio de poder en Malawi:

El curriculum de la actual presidente Joyce Banda es bastante alentador. Fundadora en el año 2011 del Partido del Pueblo de Malawi (People´s Party), anteriormente hasta su expulsión del Partido Democrático Liberal había sido Ministra de Género, Bienestar del niño y Servicios Comunitarios así como Ministra de Asuntos Exteriores. Es una abogada que durante los últimos años ha luchado por los derechos de la mujer africana y ha defendido la necesidad de que las niñas pobres puedan recibir una educación digna. Además por varias declaraciones que he leído en los periódicos parece ser que la que se ha convertido en la segunda mujer que preside un país africano, conoce y lo que es más importante, asume las limitaciones económicas de Malawi y la dependencia por el momento de la ayuda exterior para poder poco a poco mejorar. Esperemos que esto no solo sea un espejismo, y comience a ser el principio de la recuperación de Malawi.

Joyce Banda, con la bandera de Malawi al fondo.

Espero no haberos aburrido con todos estos “teje-manejes” y líos políticos de un país tan lejano para vosotros como éste. Pero viviendo en Malawi, quería explicaros y poneros en antecedentes sobre la complicada situación que tenían, y por desgracia aún tienen mis paisanos malawitanos. Prometo que las siguientes entradas volverán a ser divertidas, explicando más viajes y experiencias de las que estoy viviendo por África.

¡¡Hakuna Matata!!

miércoles, 4 de abril de 2012

El Vuelo de los Pollitos

Probablemente hace un mes realicé el vuelo más curioso de los diez años de "vida aeronáutica" que llevo a mis espaldas. En estos diez años como avionetero he hecho todo lo habido y por haber en el terreno de la Aviación General: Piloto de seguridad con guiris en la Costa del Sol, fotografía y filmación aérea, remolcador de veleros, periodismo aéreo, paracaidismo, instructor de vuelo, arqueología aérea, aerotaxi, vuelos turísticos,... pero en el vuelo que os voy a contar hoy, tuve los pasajeros más peculiares y especiales que nunca antes había llevado, nada más y nada menos que  8.000 pollitos.

Uno de nuestros pasajeros.

Junto con el Sima (una pasta de hecha de maiz) y el Chambo (un pescado del Lago Malawi), el pollo es uno de los alimentos básicos de la region. Lo es por su precio y por la posibilidad de poder criarlos con relativa facilidad. Aun así la demanda es mayor que la oferta por lo que hay que buscar alternativas para el correcto suministro. Una de estas alternativas es la que ofrece una empresa americana que selecciona a los pollos más adecuados para una gran reproducción tanto de huevos fecundados que darán lugar a otros pollitos, como de huevos sin fecundar óptimos para el consumo humano.

Con cara de cabreo. No le debio de gustar salir de su caja.

El proceso es el siguiente, la empresa americana selecciona en sus granjas de Estados Unidos la primera generación de pollitos. Estos nada más nacer son enviados a Zimbabwe, donde crecerán y darán a luz a la segunda generación de pollitos, la cual será distribuida por todos los paises de África Central y Sur África. Esta segunda generación sigue teniendo altas dotes reproductivas por lo que una vez en su destino final, van a seguir proporcionando nuevos pollos y huevos para alimentar (ahora ya por fin) a la población local. Resumiendo, son una familia de pollos bastante cosmopolita: los abuelos son americanos, los hijos Zimbabweños y los nietos, bisnietos, tataranietos,... de diferentes paises del continente africano: Malawi, Tanzania, Zambia, Botswana,...

Como acabo de decir la segunda generación de pollitos nace en Zimbabwe, más concretamente en su capital, Harare. Aquí es donde entramos nosotros; mi empresa tiene el contrato de transporte de esos pollitos de Zimbabwe a Malawi por lo que entre cada seis u ocho semanas tenemos que volar a Harare para venirnos con un cargamento de lo más especial y valioso, cada pollito tiene un valor de 6 $ (la multiplicación para calcular el valor de la carga es bien sencilla: 8.000 x 6 $=...).

A las 4:30 de la mañana sonó el despertador, a las 6:00 teníamos que estar despegando porque a las 10:00 nuestros pollitos estarían esperandonos en la terminal de carga del Aeropuerto Internacional de Harare. El vuelo lo realizamos con la Airvan, el mismo avión que se utilizó durante el fin de semana de paracaidismo en Blantyre.

Amanecer Africano rumbo a Harare.

Airvan con la configuración de carga. Listo para transportar 8000 "pasajeros".

El vuelo de ida transcurrió sin ningún contratiempo. Unicamente nos tuvimos que desviar un poquito de la ruta y descender de altitud cerca de la frontera con Mozambique por culpa del mal tiempo, pero vamos nada del otro mundo para la época de lluvias en la que todavía nos encontramos. 

El Comandante Reiss y el Comandante García.

Aeropuerto Internacional de Harare.
(Fijaros en la torre de control, parece un molino de viento pero sin aspas).

Una vez en Harare, todo transcurrió bastante rápido. Lo primero que hicimos fue repostar el avión, pagar las tasas aeroportuarias,... en defenitiva preparar el avión para el trayecto de vuelta; lo bueno es que ibamos con los deberes hechos y el plan de vuelo ya lo habíamos preparado el día anterior, ya que en Harare para vuelos internacionales tienes que presentarlo con al menos 24 horas de antelación de la hora de salida. Después también había que comprobar que nuestra carga ya estaba preparada, así como firmar todos los papeles y seguros de la misma.

El proceso de carga, al igual que el vuelo tiene que realizarse en el menor tiempo posible. Todos los movimientos y cambios de temperatura causan mucho stress a los pollitos. Hay que tener en cuenta que cuando llegan a nuestro avión los pollitos apenas tienen unas horas de vida. Otra cosa es que tener en cuenta es que la carga tiene que realizarse de una forma en la que a todos los pollitos estén donde estén, les llegue el suficiente aire/oxigeno. En definitiva, hay que utilizar todos los medios que estén en nuestra mano para reducir la mortalidad al mínimo, pues siempre hay más o menos pollitos que no llegan con vida al destino  :-(


Camión con ranuras de ventilación para que los pollos puedan respirar.

Comienza la faena.

A apilar cajas.

Caja de transporte de pollos con pestañas especiales 
para que al apilar varias no se obstrullan las ranuras de ventilación.

100 Pollitos por caja.

Todo esto tenía que entrar en el avión.


Comenzando la carga.

Intentando encajar todo al milímetro.

No entraba ni una caja más.

Con pollos hasta por encima de nuestras cabezas.

Como decía un profesor que tuve: "Ibamos full hasta la bandera".

Al contrario que en otros vuelos que la fase donde más en tensíon estás es la de vuelo, en éste fue totalmente al contrario, una vez que tuvimos todos las cajas con los pollitos cargados y arrancamos el avión parece que por fin nos pudimos relajar un poco. 

Ninguno de los aviones que yo vuelo tienen la cabina presurizada y todos tienen motores de explosión con su correspondiente helice, por lo que son bastante ruidosos; en parte por eso y porque tenemos que comunicarnos con los controladores llevamos los cascos de vuelo, el caso es que en este vuelo aun con el ruido del motor y llevando los cascos puestos se podía oír perfectamente el piar de los pollos.

Una de las cosas más graciosas de estos vuelos, es que tarde o temprano se termina escapando de las cajas algún que otro pollito. En nuestro vuelo tuvimos a uno muy intrépido que de repente apareció justo detrás de nuestras cabezas. Como ya estábamos establecidos a nuestra altitud de crucero y la carga de trabajo en el cockpit era poca nos pusimos a jugar con él y a sacarnos fotos bastante curiosas y divertidas (no todos los días tienes a un pollito en la cabina para jugar).


El Pollito Houdini.

Houdini, justo detras de nuestras cabezas.

Como habréis deducido por las fotos, este tipo de vuelos se suelen hacer con una tripulación de dos pilotos, un piloto vuela uno de los trayectos y el otro le asiste, y en el siguiente trayecto se intercambian los papeles. Además así en el destino se pueden repartir las tareas haciendo la escala mucho más corta. En este vuelo ibamos mi compañero "el guiri" Stefan y yo.

Un pasaje algo diferente.

Love is in the Air.

La primera lección de vuelo

"Y esto de aquí es el altímetro"

Una vez que ya dejamos tranquilo a nuestro pasajero, tocaba el momento de almorzar. Con el madrugón que nos habíamos metido y todo el stress acumulado, el hambre poco a poco iba apareciendo. Yo había cogido un paquete de Jamón de Teruel, del cargamento que traje cuando me vine, para compartirlo con Stefan, y él a cambio iba a llevar unos ositos de gominola Haribo, pero que al final se termino olvidando en casa.

Algo paradójico: Intentando secuestrar mi propio avión.

¿Quien me iba a decir a mi que algún día iba a comer 
Jamón de Teruel por los cielos de África?

Pero cuanto les gusta el jamón a los guiris...

Malawi y Zimbabwe no tienen ninguna frontera en común, por lo que en ambos vuelos dimos un pequeño salto por encima de territorio de Mozambique. Una de las partes más bonitas fue la del Embalse de  Cabora Bassa. Este embalse es el cuarto por tamaño de todo África, y fue promovido y construido por los portugueses a finales de los años 60 cuando Mozambique todavía era una colonia portuguesa. Hasta el año 2007, que pasó a ser totalmente Mozambiqueño, gran parte de la explotación seguía siendo portuguesa.

Cabora Bassa Reservoir

Presa de Cabora Bassa.

Tras varías horas yendo de un lado para otro, finalmente llegamos a lo que a día de hoy yo llamo casa: Lilongüe. En ese momento ya quedaba poco para terminar con nuestra faena, sólo faltaba descargar el avión y entregar la mercancia/pasaje al siguiente eslabón de la cadena, que consigue el traslado de pollos desde en un punto inicial localizado en algún lugar de América hasta el corral o el plato de algún Malawayo.

Terminando el vuelo. Por fin en casa.

video
Con la carga ya descargada en Lilongüe.
Para que escuchéis los piídos de los condenados pollitos.

¡¡Hakuna Matata!!